Una mujer bella place a los ojos; una mujer buena agrada al corazón: la primera es una joya; la otra, un tesoro.

(Napoleón)