Cuando una mujer se equivoca conviene comenzar pidiéndole perdón.


(Francis de Croisset)