Con frecuencia el Amor, comercio borrascoso, acaba en bancarrota.

(Chamfort)