Robin Hood no está muerto.
Sin embargo, esta vez no roba al rico para darle al pobre. Ahora, el dinero fluye directamente desde los inversores de capital hasta los bolsillos de quienes tienen el capital intelectual. ¡Enhorabuena!


Jonas Ridderstrale