El tener seguidores de buena voluntad es la única que claramente diferencia a los que son líderes de los que no lo son.


Joseph y Jimmie Boyett.