Caerse, está permitido; levantarse, ¡es obligatorio!

Proverbio Ruso