No hay carga más pesada que la mujer liviana.


(Cervantes)