La mujer aborrece a la serpiente por celos y envidia del oficio.


(Padre Luis Coloma)