El amor, tal como se practica hoy en la sociedad, no es más que un intercambio de fantasías y el contacto de dos epidermis.