El amante vive en cuerpo ajeno.


(Eurípides)