La mujer es la quimera del hombre, o su demonio, como queráis: un monstruo adorable, pero un monstruo.


(Gerard de Nerval)