La naturaleza femenina es como el mar; cede a la presión ligera y débil, mientras soporta las cargas más pesadas.


(Rasmus Nielsen)